Importante convocatoria tuvo el Foro Participativo por la Reglamentación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Sesionó este jueves 1º de julio en la Sala Cervantes del Centro Cultural ATE Casa España de la ciudad de Santa Fe.

El encuentro estuvo presidido por Rubén Galassi, Armando Boccoli y Stella Hernández, integrantes del Consejo Federal de Comunicación Audiovisual, quienes recibieron las propuestas formuladas por los asistentes, que luego serán entregadas a la Autoridad Federal de Aplicación para que sean consideradas en el proceso de reglamentación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

A lo largo de la jornada se inscribieron más de 70 participantes provenientes de 14 localidades de la provincia y representando a 44 organizaciones o entidades interesados en la implementación de la ley de medios.

Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo de Rubén Galassi, Secretario de Comunicación Social del Gobierno de Santa Fe. Luego intervino Armando Boccoli, histórico dirigente del movimiento cooperativo, quien analizó los múltiples obstáculos que debieron superarse para lograr la plena vigencia de la ley de medios de la democracia. Como cierre de esta apertura, Stella Hernández, del Sindicato de Prensa de Rosario, destacó el valor de esta metodología de consulta, al que calificó de “proceso inédito” y advirtió que “la principal garantía para que los grandes grupos no introduzcan en la reglamentación los cambios que lograron en el Congreso o en los Tribunales, es mantener este nivel de participación y control social”.

Luego de esta introducción llegó el turno de los expositores, quienes dispusieron de 10 minutos para explicar sus propuestas, las que también pudieron ser entregadas por escrito. Estos aportes serán compilados por la Secretaría Ejecutiva del Consejo Federal de Comunicación Audiovisual y serán entregados a la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación para que sean considerados en la reglamentación de la Ley 26.522.

Algunas de las propuestas presentadas apuntaron a fortalecer el Consejo Federal de la Comunicación Audiovisual a partir de la asignación de un presupuesto propio. En la misma línea se reclamó una presencia más extendida de la Autoridad de Aplicación en el interior del país y se puntualizaron los requisitos que deberían reunir las organizaciones sociales que integren el fututo Consejo Asesor de Comunicación Audiovisual e Infancia. Sobre este punto, la secretaria general de AMSAFE, Sonia Alesso, propuso que los gremios docentes participen de este organismo y que sólo puedan intervenir las entidades que reconozcan explícitamente la vigencia de los tratados protectivos de la infancia y la adolescencia suscriptos por nuestro país.

En la faz técnica, el representante de las radios universitarias, Carlos Colombo propuso que las facultades de ingeniería puedan ser habilitadas para homologar los equipos de radio y televisión. Por su parte, Daniel Fossaroli, del Foro Argentino de Radios Comunitarias, reclamó que los pliegos de los concursos sean gratuitos, que exista una distribución equitativa de la potencia asignada a las emisoras de radios y que se prohíba el canje de multas por espacios de publicidad. También hubo un pedido para que las emisoras de baja potencia tengan un régimen especial, y desde FECOTEL se propuso que las objeciones que se pueden interponer al acceso de una cooperativa a una licencia de radiodifusión no tengan efectos suspensivos para evitar las maniobras dilatorias de los grandes medios.

Finalmente, los representantes de los sindicatos de trabajadores de prensa de la provincia, presentaron un conjunto de iniciativas que tienen como objetivo promover el trabajo decente en los medios de comunicación y penalizar a los operadores que no cumplan con las leyes laborales y de la seguridad social.

Desde de la Coalición por una Radiodifusión Democrática de Santa Fe, creemos que este Foro Participativo fue una experiencia muy positiva que sirve para reafirmar la orientación de los 21 Puntos que quedaron plasmados en el texto de la Ley Nº 26.522, y demuestra, que la movilización y la participación de las organizaciones sociales, culturales y sindicales es la mejor herramienta para enfrentar los intereses de los grupos monopólicos y sus aliados políticos.