bannerdiadelp
Uno de los primeros paros de periodistas en Santa Fe se produjo en 1946, contra un diario peronista. Las posiciones de los huelguistas y su gremio y la réplica de la conducción de El Orden.  La adquisición de derechos laborales de los periodistas se produjo con la sanción del Estatuto, como decreto primero y como ley más tarde. Su vigencia data desde el 25 de marzo de 1944, que fue consagrado hasta el derrocamiento de Juan Domingo Perón como el Día del Trabajador de Prensa.

Hasta allí, nunca los periodistas habían osado, en Santa Fe, realizar un paro. Y muy pocos en otros lugares del país. Pero, con nuevos derechos, y una conducción sindical francamente antiperonista, los periodistas de Santa Fe le hicieron varios paros a un diario declaradamente peronista.

El primero de ellos fue en junio de 1946. La Asociación de Periodistas de Santa Fe dice en su órgano de difusión La Voz del Periodista: “Por primera vez en la historia del periodismo local, Redacción y Talleres de un diario se han unido gremialmente para luchar contra las arbitrariedades de una parte patronal que en más de una oportunidad ha intentado, sin mayor éxito, burlar las leyes de justicia social vigentes”.

Se trataba, claro, del diario El Orden, que alegaba dificultades financieras para abonar el aguinaldo. Recién en marzo de 1946 se había logrado el pago del 50% y la promesa de que el resto se pagaría en 30 días. En junio, el dinero continuaba ausente.

Por unanimidad, personal de redacción y talleres del periódico resolvió no ingresar a trabajar el 11 de junio si no se abonaba el 50% restante del “sobresueldo”. A dialogar con los dueños se dirigieron dos delegados de cada sección, mientras el resto del personal aguardaba constituido en asamblea en la sede de la AP.

La contrapropuesta de la empresa fue calificada como ridícula por los dirigentes gremiales y los trabajadores: 15% de lo adeudado en el día y el resto en dos meses. Ante el rechazo, se realizó otra oferta, elevando a la mitad lo que se pagaría en el momento. El personal volvió a oponerse y se retiró a sus hogares. Unos pocos quedaron en el gremio a la espera de novedades. A las 19.15 llegó el ofrecimiento final: se abonaría la deuda a condición de que los trabajadores volvieran en ese mismo instante al trabajo. En menos de media hora, y con la colaboración de los inspectores de Trabajo que facilitaron el automóvil de la Delegación, se reunió al personal que editó El Orden, previa recepción del cheque correspondiente.

Y más

En los primeros días de enero de 1947, El Litoral publicó:

A consecuencia de un conflicto planteado por el personal de talleres y redacción no puedo aparecer la edición de hoy de nuestro colega “El Orden” de esta ciudad. Las gestiones de arreglo realizadas ayer por intermedio de la Delegación Regional de la Secretaría de Trabajo y previsión, que tomó intervención inmediata en el asunto, no dieron resultado.

Como solicitada, el 16 de junio, el mismo diario publica una solicitada de los huelguistas que, en resumen, dice: se adeudaba a los trabajadores el aguinaldo y el último salario, y aclaraban: “Queremos dejar establecido ante el pueblo de Santa Fe y los gremios obreros en especial, para evitar falsas interpretaciones y la difusión de rumores intencionados, que esta actitud del personal del diario El Orden refleja un movimiento estrictamente gremial, sin injerencia extraña de ninguna naturaleza”.

Cuatro días duró la huelga, y a la reaparición de El Orden, durante un mes se publicó un “Permanente” explicando que las razones del atraso era la falta de pago de publicidad por parte del también peronista gobierno provincial, aunque comenzaba ya una división que llevaría a la intervención en la provincia.

Pero aclaraba: esa era la única razón del atraso “y no que la empresa se haya negado, en ningún momento, a pagar el sueldo complementario que emana de disposiciones terminantes del gobierno de la revolución, con cuyos principios hállase íntimamente identificada esta empresa”.

Cintia Mignone